Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘cultura’

El Museo del Prado, una de las pinacotecas más importantes del mundo, pone sus obras maestras en “super alta resolución” al alcance de los internautas a través del programa Google Earth. Las imágenes de las obras tienen cerca de 14.000 millones de píxeles, es decir,  un detalle de 14.000 veces mayor del que ofrece una cámara de 10 megapíxeles.

El proceso para conseguir estas fotografías consiste en obtener múltiples fotografías de las obras tomadas por una cámara réflex digital y un brazo robot en resoluciones de 12 a 24 megapíxeles. Un programa une las fotografías para obtener una fotografía de 14.000 megapíxeles. En este nivel de resolución se pueden observar los trazos, las pinceladas y hasta el craquelado del barniz de un cuadro.

Para acceder a las obras debes tener el programa Google Earth. Si no lo tienes puedes descargarlo de la web. Una vez instalado el programa en el computador, debes activar la capa de edificios en 3D en el panel inferior izquierdo y buscar el Museo del Prado. Haz clic sobre el ícono del museo y aparecerá una parrilla con los cuadros. Allí también podrás acceder a un paseo virtual por el museo en 3D.

Read Full Post »

lobos.jpg

¡Calma lectores!, estará ocupado un buen rato este lobo, pueden estar tranquilos. ¿Cuántas veces repetimos estas palabras durante nuestra infancia? De la respuesta del lobo feroz dependía nuestra reacción. Podíamos salir corriendo despavoridos ante la amenaza de la fiera o continuar la ronda hasta una nueva pregunta. Cándido e inocuo juego infantil[1].

 

Siguiendo con los recuerdos de la infancia – las Kinderszenen de Schumann -, también podríamos haber titulado esta presentación “Abuelita, abuelita, ¡qué dientes más grandes tienes!” o ¡Soplaré y soplaré y la casita derribaré! Quién no escuchó, leyó o vio alguna versión de la “Caperucita Roja” o de “Los tres cerditos” . Probablemente, no tan conocido como estos cuentos populares es el hermoso poema, y fábula a la vez, “Los motivos del lobo” de Rubén Darío . Bien es conocido por todos el valor educativo de estas obras que son parte del acervo cultural de la humanidad.

lobo_caperucita.jpg


Quisiera dar un salto hasta la etapa de nuestra juventud y recordar una memorable obra de la literatura universal: Der Steppenwolf (“El lobo estepario”), retrato de las angustias y temores del hombre contemporáneo, del conflicto entre el espíritu y la civilización material. La confrontación entre civilización y barbarie llevada a nuestro interior.

 

Todos somos, en mayor o menor medida, un Harry Haller, modelo de la lucha entre esas dos almas, esas dos personalidades que tenemos dentro. Prototipo universal de ese conflicto interno natural a cada ser humano, donde se confrontan esas dos almas, esas dos personalidades. El yin y el yang de la filosofía oriental, o el ello y el superyó del psicoanálisis freudiano.

lobo_estepario.jpg

Así, podríamos seguir mencionando tantos relatos, poemas, canciones, mitos, leyendas, juegos y demás manifestaciones culturales que tienen al lobo como protagonista. Cada una de estas manifestaciones ha contribuido a que la figura del lobo esté cargada de significados para nuestra cultura. Lo hasta ahora mencionado, nos parecen argumentos más que suficientes para justificar la adopción de la metáfora del lobo estepario como nombre de este weblog.

El lobo arquetipo del enemigo, de aquel que acecha en la oscuridad del bosque fuera de los limes de lo civilizado, es a la vez una alegoría de nuestra propia existencia en la obra hessiana. Él representa nuestros sueños e ideales, nuestros miedos y errores. Este lobo que recorrerá las “webestepas”, como todo buen vástago, es en parte un reflejo del ser de su autor y su factótum en el ciberespacio.


[1] Nuestros primeros aprendizajes surgen en los juegos y a lo largo de nuestra existencia continuamos aprendiendo a través de ellos. Muchos pensadores y escritores han analizado la faceta lúdica del ser humano y su importancia cultural. Por ejemplo, el historiador Johan Huizinga y su ya clásico “Homo Ludens”.

Read Full Post »